Personalmente, la experiencia ha demostrado que por apuntarte a una web de contactos o leer un libro, una persona que tiene problemas para conocer y relacionarse con mujeres NO va a dar un cambio radical y comenzar a conocer gente de la noche a la mañana.

Todos deseamos una píldora mágica que nos haga ser más atractivos ante los demás, pero sabemos que no existe. Ser atractivo depende de dos tipos de factores. Los exteriores y los interiores.
Para mejorar los primeros, podemos ir a una peluqueria, gimnasio, esteticien, vestirnos e incluso operarnos.
Para mejorar los segundos, necesitamos desarrollar nuestra personalidad y forma de ver el mundo: autoestima, humor, oratoria, lenguaje corporal…

Si desconoces el camino, puede ser muy fatigoso y lento. Para facilitarnos el aprendizaje necesitamos que alguien nos guie, motive a esforzarnos y empuje cuando somos débiles, porque sin ello caemos en la confusión, vagancia y desánimo.

Por ello es muy importante COMPROMETERSE a seguir un curso para ligar. Y no sólo aprender la teoria, sino también ponerlo en práctica con alguien que te obligue a esforzarte para ser tu mejor tu.

Además, asistir a un seminario en el que te obligarán a enfrentarte a tus temores más profundos, te ayudará a superarte más deprisa.